s4emvyPpBJ

BLOG

Fuente: Gentes Consultores 2019

ORGANIZACIONES PRÓSPERAS BASADAS EN LOS EQUIPOS HUMANOS

Cuando establecemos objetivos en la empresa, lo hacemos considerando los recursos materiales, financieros y humanos. Esto quiere decir que planificamos contando con las personas para lograr lo que nos planteamos.

Las empresas más rentables son las que tienen equipos humanos motivados, contentos y satisfechos. Se dice que una persona que se siente en bienestar, contenta o feliz rinde un 32% por encima de aquella que no lo está. ¿Entonces? ¿En que se distraen los lideres organizacionales que no han atendido esto todavía? ¿Qué están haciendo que no mantienen una comunicación positiva y oportuna con sus equipos, no reconocen, no felicitan, no agradecen, no incentivan?

En los estudios de factores psicosociales que hemos realizado en nuestra trayectoria empresarial de más de 15 años, hemos encontrado que los principales problemas se centran en las acciones del líder bien sea porque no hace o lo hace mal.

No hay texto alternativo para esta imagen

Es muy lamentable porque se desperdicia la energía, la voluntad la pasión, las ganas de entregar lo mejor. Se torna una ambiente en el que no se desea estar.

Ilse Rodríguez, 2020

A continuación comentamos las principales desviaciones encontradas en la dimensión de Apoyo Social y Calidad de Liderazgo de nuestros más de 60 estudios de factores psicosociales en el trabajo y que afectan a los trabajadores.

1. Apoyo social de superiores. En mayores proporciones los trabajadores consideran que su responsable no se implica, que burocratiza las decisiones por lo tanto poco resuelve o lo hace tarde. Ante circunstancias personales lo entrega a la burocracia de la empresa por lo cual la inquietud del trabajador no se resuelve a tiempo.

2. Comunicación. Es poca o nula. Cuando existe no es oportuna. En muchas oportunidades se enteran de las decisiones importantes que le competen para sus actividades por comentarios de pasillo. Esto les sumerge en situación de incertidumbre y en algunos casos por no tener el control, les genera estrés. Los estilos comunicaciones no son cercanas ni cálidos al contrario, en la mayoría de las veces fríos, autoritarios y poca cortesía.

3. Conflicto de roles. La delegación es poca o si delegan luego desautorizan. En muchos casos los trabajadores manifiestan que su responsable directo le da una instrucción y luego el superior de su responsable le da otra diferente. Que eso los sumerge en la confusión y en la situación de no saber a quien responder con las acciones que se esperan de ellos.

4. Calidad de liderazgo. La gestión de equipos es deficiente. En muchas ocasiones no se solucionan los problemas de manera oportuna ni tampoco se incentiva el trabajo en equipo. Los lideres muestran incongruencia entre lo que dicen y hacen. Agradecer o reconocer es algo que brilla por su ausencia, lo que si ocurre siempre es el reconocimiento a los errores, en algunos caso se llama la atención en público exponiendo la imagen del trabajador y del mismo líder porque no le luce, no le queda bien y lo que trae consigo es descontento en el equipo.

Ante esto consideramos que es importante intervenir. Sin embargo recomendamos primero diagnosticar a fin de que las inversiones sean realmente asertivas y resuelvan las situaciones.

Hemos visto casos en los que se contratan costosos servicios de consultoría, formación, coaching o mentoring pero no se ha hecho un buen diagnóstico. Esto hace que lo que pudo ser una inversión se convierta en gasto y se desperdicien los recursos. En este sentido recomendamos hacer un buen estudio de clima organizacional, que se evalúen los factores psicosociales en el trabajo, que se conozcan las percepciones de los colaboradores y así repensar la estrategia de gestión humana.

Tener siempre presente, que la rentabilidad del negocio se basa en las personas porque son quienes hacen realidad el propósito que se plantee la organización.

En una próxima entrega, hablaremos de lo que si ocurre y genera resultados positivos.